El pueblo de los burros. OATMAN, AZ

•marzo 21, 2017 • Dejar un comentario

Una de las estampas más peculiares de la Ruta 66 la encontramos en Oatman. Situado en la frontera entre Arizona y California, supone la antesala al desierto de Mojave.

La historia de este viejo enclave minero se remonta a 1915, cuando se halló la primera veta de oro y se estableció un campamento provisional. En pocos años, Oatman prosperó y llego a alcanzar una población de 3.500 habitantes. Sin embargo, tras la II Guerra Mundial las explotaciones fueron cerrando hasta que, en 1953, los últimos mineros abandonaron el pueblo, dejando tras de sí a los burros utilizados para cargar el mineral.

Para aquel entonces, el tramo de Ruta que serpenteaba montaña arriba para llegar hasta Oatman había sido sustituido ya por otro menos sinuoso y, sobre todo, menos peligroso. No en vano, la Carretera Madre fue conocida durante décadas como ‘Bloody 66’ (“Sangrienta 66”). Tan peligrosa llegó a ser que, incluso, se ofrecía la posibilidad de alquilar un chófer para que condujese los vehículos a través de las montañas. En este sentido, la subida a Oatman fue durante años uno de los mayores puntos negros de toda la 66.

Pese a todo, al igual que con el tramo de Santa Fe en Nuevo México, os recomendamos encarecidamente que toméis el alineamiento antiguo tras salir de Kingman para disfrutar de este pintoresco lugar. El tramo se ha quedado obsoleto, el pavimento está en malas condiciones y ni siquiera cuenta con quitamiedos, pero lo que nos espera al final del camino merece la pena.

Oatman es famoso sobre todo por sus burros salvajes, que recorren libremente las calles del pueblo en busca de comida y que se han convertido en una atracción turística más. Allí podréis alimentar a los animales sueltos con un poco de ‘burro chow’, una bolsa compuesta generalmente de heno o zanahorias que venden en todas las tiendas del pueblo por el módico precio de un dólar.

Por lo que respecta al pueblo en sí, este no ha cambiado mucho desde entonces. Uno puede sucumbir aún a la fiebre del oro visitando alguno de sus saloon o asistiendo al duelo que se celebra puntual todos los días a las 13,30h en la calle principal.

Mención especial merece el Oatman Hotel, un alojamiento mítico utilizado por los actores Clark Gable y Carole Lombard, primero para sus escapadas de fin de semana y, posteriormente, para celebrar su luna de miel. De hecho, a día de hoy es posible alojarse en la misma suite que ocuparon. Por otra parte, el bar del hotel es célebre por estar empapelado desde suelo hasta el techo con billetes de dólar firmados a lo largo de los años por los viajeros. El hotel cuenta, incluso, con su propio fantasma, Oatie the Ghost’, un amigable poltergeist que merodea por los pasillos del hotel, o eso es lo que dicen sus propietarios. Se cree que es el espectro de William Ray Flour, un minero irlandés que fue encontrado sin vida en el patio trasero del hotel, víctima seguramente de un consumo excesivo de alcohol.

 

Blue Swallow Motel. TUCUMCARI, NM

•enero 18, 2017 • Dejar un comentario

blue.jpg

Coordenadas GPS: N 35° 10.329 W 103° 42.973

815 E Rte 66 Blvd
Tucumcari, NM 88401
 

El motel de la golondrina azul es uno de los más concurridos de toda la Ruta 66. Se encuentra ubicado en la hermosa y animada población de Tucumcari, en el estado de Nuevo México. En sus años dorados, decenas de reclamos con el lema Tucumcari tonight! anunciaban varios kilómetros antes su proximidad en los arcenes de la Ruta. En aquella época, desde la postguerra hasta mediados de los 60, la ciudad llegó a contar con más de 2.000 habitaciones de motel.

Su construcción se inicio en 1939 y dos años más tarde entraba en funcionamiento. En 1958, Floyd Redman adquirió la propiedad como regalo de compromiso para su futura esposa Lillian. El matrimonio dirigió el negocio ininterrumpidamente durante cuatro décadas.

Tras la muerte de su marido, Lillian Redman vendió el motel en 1998 y, tras pasar por varios propietarios, fue adquirido en 2011 por los actuales, Kevin y Nancy Mueller. El Blue Swallow ha sido restaurado con esmero y cuenta con iluminación y mobiliario vintage. Cada habitación dispone de un garaje adyacente donde guardar el coche. Su famoso neón, uno de los más originales de toda la Ruta, fue restaurado años atrás y luce en todo su esplendor.

Si estás pensando alojarte en él, tendrás que reservar con bastante antelación, especialmente si vas durante el periodo estival, suele estar completo. Por cierto, las barbacoas nocturnas que se organizan en verano son épicas.

Todavía, a día de hoy, Tucumcari es de las ciudades más auténticas del viaje, conserva ese espíritu y esa iconografía que hizo de la 66 la calle principal de América. A ambos lados de la calle se pueden ver decenas de letreros luminosos y todo tipo de reclamos publicitarios de moteles, tiendas, restaurantes y gasolineras.

 

Exposición ‘Alquitrán y Gasolina’, 90 años de la Ruta 66

•noviembre 30, 2016 • Dejar un comentario

Miguel Ángel Soto LópezBueno, bueno, el mes de noviembre ha sido una locura. El día 11, coincidiendo con el 90º Aniversario de la entrada en servicio de la Ruta 66, inaugurábamos en Almería la exposición fotográfica ‘Alquitrán y Gasolina, 90 años de la Ruta 66’. Durante una semana, nuestras imágenes de la Carretera Madre se han mimetizado con las motos y los artículos expuestos en el concesionario Harley-Davidson de la ciudad, enriqueciéndose mutuamente.

La verdad es que ha sido una pasada poder contar con la confianza y apoyo de una marca mítica con más de 100 años de historia. Desde aquí, agradecemos a Harley-Davidson Almería la confianza depositada en el proyecto, en especial, a su gerente Ricardo Salvador.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La expo ha tenido una repercusión magnífica en los medios de comunicación, así que no podemos estar más felices 🙂 Aquí os dejamos un pequeño extracto de lo aparecido en prensa, radio y tv:

Entrevista en el programa ‘La Noche de COPE’

Nuestra intención ahora es llevar la exposición a otros espacios, otras ciudades quizás interesadas en conocer algo más la Ruta 66, todo es posible. Os mantendremos informados.La verdad es que hay muchas horas de trabajo y dedicación detrás de esta exposición y para nosotros es una sensación increíble que haya gustado tanto. ¡¡Muchas gracias a todos!!

Blue Whale. CATOOSA, OK

•noviembre 29, 2016 • Dejar un comentario

bluewhale.jpg

Coordenadas GPS: N 36° 11.600 W 095° 43.967

2600 OK-66
Catoosa, OK 74015
bluewhaleroute66.com
 

La ballena azul de Catoosa es una de las atracciones más reconocibles de la Ruta 66, pese a su relativa juventud. Fue construida en 1972 por Hugh Davis, un trabajador del zoo de Tulsa, como regalo de aniversario para su mujer Zelda, que coleccionaba figuritas de porcelana.

La tarea de construcción fue ardua. Según las notas de Davis, empleó casi 3.000 horas en aplicar cemento al esqueleto de metal que le había soldado un amigo suyo. Dos años tardó en estar lista pero, una vez terminada, la ballena y su estanque se hicieron rápidamente un hueco en el corazón de todos. Aunque, en un principio, la intención de su creador era darle un uso privado, al ver el interés que despertaba entre los viajeros decidió abrirla al público.

Hugh Davis siempre tenía proyectos en mente, y cuando se jubiló amplió la instalación con un rancho de caimanes, un arca gigante de madera denominada Animal Reptile Kingdom y una zona de picnic.

La ballena azul permaneció abierta ininterrumpidamente pero, en 1988, la artritis impidió al anciano señor Davis seguir haciéndose cargo de la instalación. Tras su fallecimiento, tan solo dos años más tarde, el complejo fue deteriorándose progresivamente, hasta que en 1997 se lanzó una campaña de recogida de fondos para restaurarla a su estado original.

En la actualidad, los herederos de Hugh, con la ayuda de voluntarios y compañías privadas, mantienen la instalación abierta para que los viajeros de la Ruta puedan seguir adentrándose en las entrañas del viejo cetáceo azul de Catoosa.

Exposición Fotográfica – RUTA 66

•noviembre 2, 2016 • Dejar un comentario

¡Muy buenas a todos! El próximo viernes 11 de noviembre, coincidiendo con el 90º Aniversario del nacimiento de la Ruta 66, vamos a realizar una exposición de fotografías en Almería. Estaremos a partir de las 20,30h en el concesionario Harley-Davidson de Almería, situado en la calle Manuel Azaña, 165.

Hemos creado un evento en Facebook desde el que podéis seguir todas las novedades de la exposición.

La muestra podrá ser visitada hasta el día 18 de noviembre, en horario de 9,30h a 13,30h y de 17h a 20,30h. ¡Os esperamos!

Cartel EXPO.jpg

Roy’s Cafe. AMBOY, CA

•octubre 19, 2016 • Dejar un comentario

roys-cafe

Coordenadas GPS: N 34° 33.517 W 115° 44.600

County Rte 66
Amboy, CA 92304
rt66roys.com
 

En pleno desierto de Mojave surge de la nada el Roy’s Motel & Cafe, un oasis rodeado de varios kilómetros de arena y polvo. Su construcción data de 1938, cuando la Ruta 66 era la principal arteria de comunicación este-oeste del país. Para llegar a California había que atravesar el desierto, y Roy Crowl vio rápidamente la oportunidad de negocio. Con la ayuda de su yerno Herman “Buster” Harris, puso en marcha el establecimiento, al principio únicamente como gasolinera. Pero Harris era un joven ambicioso y rápidamente concibió una expansión que incluía cafetería, taller de reparaciones y un pequeño motel.

La tenacidad e iniciativa del yerno de Crowl pusieron en marcha la infraestructura para crear un pequeño asentamiento alrededor de la estación de servicio. Harris llegó, incluso, a traer la electricidad directamente desde Barstow instalando él mismo los postes a lo largo de más 120 kilómetros.

El final de la Segunda Guerra Mundial supuso también el cese del racionamiento de neumáticos y gasolina, y las familias norteamericanas descubrieron una nueva forma de hacer turismo. Para los viajeros que iban hacia Los Angeles, el local de Roy era un refugio donde repostar, comer algo y descansar, lo que posibilitó que el pueblo surgido alrededor de la gasolinera contara ya en 1950 con 700 residentes fijos.

Sin embargo, el cambio estético más importante llegó en 1959, año en el que se construyeron la torre de neón -visible a varios kilómetros de distancia-, la recepción con el techo inclinado y el famoso letrero de estética retro futurista.

Durante muchos años, el Roy’s Cafe fue la única parada que se podía realizar en decenas de kilómetros. El negocio se mantuvo abierto 24 horas y 7 días a la semana hasta que en 1974 la nueva autopista alejó el tráfico y el número de visitantes fue cayendo en picado.

Tras una larga agonía, el local y lo que queda del pueblo fue adquirido en mayo de 2005 por Albert Okura, propietario de la cadena de restaurantes Juan Pollo, que ha vuelto a poner en funcionamiento la cafetería -como tienda de regalos- y los surtidores de gasolina. De hecho, el combustible alcanza aquí precios astronómicos debido a lo remoto de su situación. En los planes del magnate del pollo se encuentran reabrir el motel, pero aún no hay una fecha determinada.

El lugar sigue concitando a día de hoy la atención de los viajeros que recorren la 66, así como de algunos famosos como Harrison Ford, que suele aterrizar con su avioneta en la pista que hay junto al motel.

Además, ha sido escenario de películas como ‘Kalifornia’ o  ‘Carretera al infierno’ (filme este de la que ya hablamos en nuestro especial Top 20 Road Movies).

Como punto de interés, a menos de cinco kilómetros hacia el oeste se encuentra el Amboy Crater, un volcán extinto de 6.000 años de antigüedad.

Cadillac Ranch. AMARILLO, TX

•octubre 13, 2016 • Dejar un comentario

Coordenadas GPS: N 35° 11.236 W 101° 59.212

Cadillac Ranch
I-40 Frontage Rd
Amarillo, TX, 79124
 

El Rancho Cadillac se ha convertido en uno de los lugares más fotografiados de la Ruta 66. Situado en Amarillo (TX), es una instalación pública de arte creada en 1974 por Chip Lord, Hudson Marquez y Doug Michels, integrantes del grupo artístico Ant Farm.

Consiste en diez automóviles semi enterrados en el ardiente suelo tejano, orientados en el mismo ángulo que la Gran Pirámide de Giza de Egipto, o al menos eso era lo que le gustaba decir al mecenas del proyecto, el magnate tejano Stanley Marsh III.

La inspiración para la obra surgió de un icono de la cultura del motor de mitad del siglo XX, la característica aleta de la cola de la marca. Los modelos utilizados van de 1949 a 1964, dispuestos cronológicamente. La idea era denunciar un problema muy en boga en la actualidad: la obsolescencia programada. Se decía que los magnates del petróleo solían cambiar de coche “cuando el cenicero se llenaba”, por lo que las marcas renovaban la línea de sus modelos constantemente, cambiando la forma de las aletas de un año para otro, a fin de seguir colocando nuevos vehículos en el mercado.

Cadillac Ranch 1976

El Cadillac Ranch antes de quedar sepultado bajo kilos de espray. © Wyatt McSpadden

Los artistas escribieron a varios millonarios para intentar obtener la financiación necesaria, y fue un hombre de negocios tejano acostumbrado a promocionar artistas locales, quien recogió el testigo. Los artistas contaron con un presupuesto de 3.000 dólares para, entre otras cosas, poder comprar los diez vehículos en desguaces de la zona.

Como un trasunto de Stonehenge al estilo pop-art, pronto se convirtió en lienzo para artistas de todo el país que, espray en mano, daban rienda suelta a su creatividad sobre el esqueleto de los vehículos. Con el paso de los años se ha convertido en una tradición también entre los turistas que a diario pasan por allí. Nosotros no podíamos ser menos, e hicimos un poco de patria chica:

Ah, y no te preocupes si no llevas pintura, en el suelo siempre hay muchos botes a medias que podrás reutilizar.

Tristemente, el magnate de Amarillo -fallecido en 2014- se vio envuelto durante sus últimos años de vida en varios escándalos por abuso de menores, algo que incluso puso en peligro la superviviencia del rancho tras su muerte. Sin embargo, las últimas noticias parecen indicar que, finalmente, los diez cadillacs permanecerán en su lugar hasta que el polvo de Texas acabe de corroerlos.

Para terminar, aquí van algunas curiosidades:

  • En 2009 fue calificado en el Top 3 de atracciones más extravagantes de EE.UU por los usuarios de TripAdvisor.com
  • Desde su creación, ha sido escenario de numerosos videos musicales e, incluso, da nombre a una conocida canción de Bruce Springsteen.
  • El Cadillac Ranch ha inspirado otras obras similares a lo largo y ancho del país. Una de ellas se encuentra también en la Ruta 66, muy cerca de allí, el Bug Ranch. En este caso, se trata de cinco VW Escarabajo, pero la idea es la misma, y el resultado, también. Merece la pena acercarse a verlo.