La Ruta 66 y el racismo

•febrero 7, 2019 • Dejar un comentario

Con motivo del estreno en España de la película ‘Green book’ (Peter Farrelly, 2019), vamos a adentrarnos en un capítulo oscuro de la historia de la Carretera Madre (y, en general, de Estados Unidos), desconocido por muchos, pero que por desgracia también forma parte del legado de este mítico trazado.

La Ruta 66 ha simbolizado desde su creación el progreso, la libertad y el sueño americano; el viaje al oeste hacia un futuro dorado, la luz al final del túnel. Las imágenes icónicas que todos tenemos en mente de la Ruta son de familias blancas de clase media que se lanzan con sus caravanas a recorrer el interior del país. Pero la experiencia de viajar por carretera no fue la misma para todos.

Ser negro y viajar por la Ruta 66 durante la era Jim Crow era potencialmente mortal. Los negros que viajaban por el oeste evitaban las pequeñas poblaciones y procuraban pernoctar en las ciudades, y aún así era difícil encontrar alojamiento. Era el paradigma del ‘driving while black’, un concepto que implica que un oficial de policía podría detener a un automovilista debido a un sesgo racial y no porque haya violado ninguna ley de circulación.

Las conocidas como leyes Jim Crow (término despectivo utilizado para referirse a los afroamericanos durante el siglo XIX) propugnaban la segregación racial en todas las instalaciones públicas, y se aplicaron a los negros y a otros grupos étnicos minoritarios hasta 1964.

Así nació el ‘Libro Verde del Conductor Negro’, una guía anual para los viajeros afroamericanos, comúnmente conocida solo como Green Book, en la que su autor, un cartero de la ciudad de Nueva York, Victor H. Green; recopiló entre 1936 y 1966 las gasolineras, hoteles, restaurantes y demás establecimientos en los que se atendía a la población de raza negra. Si bien la discriminación racial y la pobreza generalizadas limitaban el acceso a los coches, la clase media afroamericana emergente compró automóviles tan pronto como pudo para eludir la segregación del transporte público.

Se suponía que el Oeste era más progresista que el Sur pero, de hecho, la segregación racial estaba en plena vigencia. Los negros no podían comprar, dormir ni comer en la mayoría de las empresas de propiedad blanca. Casi la mitad de los condados a lo largo de la Ruta 66 eran comunidades totalmente blancas. El censo de los años treinta catalogó estos lugares como sundown tows’, ciudades en las que si eras negro y seguías en la calle más allá del ocaso podías ser arrestado… o algo peor.

La Ruta 66 reflejó fielmente este capítulo vergonzoso en la historia estadounidense, donde tan solo un 10% de los establecimientos existentes eran listados en el libro de Victor Green. Los dueños de estos negocios proporcionaron comida, refugio y servicios a la población negra, tomando partido en contra de la discriminación.

Tras una primera edición enfocada en Nueva York publicada en 1936, Green amplió el trabajo para cubrir gran parte de América del Norte, incluida la mayor parte de los Estados Unidos y partes de Canadá, México, el Caribe y las Bermudas. Aunque era poco conocida fuera de la comunidad afroamericana, la publicación de Green se convirtió en “la Biblia de los viajes negros”. Poco después de la aprobación de la Ley de Derechos Civiles de 1964, que prohibió los tipos de discriminación racial que hicieron necesario el Libro Verde, la publicación cesó y cayó lentamente en el olvido.

Green dijo que quería evitar al viajero negro incomodidades y bochornos. Pero era mucho más que eso. Fue un compañero de viaje esencial que proporcionó información vital y posiblemente salvadora. En el siguiente enlace se puede consultar un número completo:

Viajar es fatal para el prejuicio, la intolerancia y la estrechez de mente” Mark Twain

El Route 66 Corridor Preservation Program ha realizado un inventario de propiedades listadas en el Libro Verde durante la época de la segregación racial. Aunque la mayoría ya no existen, algunos nombres como El Rey Court (Santa Fe), La Posada (Winslow) y Du Beau’s Motel Inn (Flagstaff) sobreviven a día de hoy, testigos de un pasado incómodo que debe ser mostrado a las nuevas generaciones.

La canción de la Ruta 66

•noviembre 23, 2017 • 2 comentarios

Bobby Troup, un músico en ciernes que quería abrirse camino como compositor de bandas sonoras en Hollywood, realizó en 1946 un viaje que marcaría su carrera. Junto a su esposa, el artista recorrió el país de costa a costa, desde Pennsylvania hasta California. Diez días que le sirvieron para crear su obra más reconocida. Poco podía imaginar en aquel momento que su nombre iba a quedar para siempre ligado al de la Ruta 66.

La Ruta 66 ha inspirado muchas canciones a lo largo de sus 91 años de vida pero, sin duda, la más importante y la que contribuyó a su fama fue la creada por Troup en 1946. La canción supone un recorrido por las ciudades más importantes del trayecto y ha sido versionada en infinidad de ocasiones por grupos de muy diversos estilos. Nuestra intención es compartir con vosotros nuestras covers favoritas y también, por qué no, algunas de las más curiosas creadas a lo largo de las décadas. Empecemos…

1940s

Desde el principio, ‘Get your kicks (on Route 66)’ se convirtió en un gran éxito popular. El primero en grabar la canción fue Nat King Cole Trío, en 1946:

Ese mismo año, Bing Crosby & The Andrews Sisters y The Pied Pipers también la tocaron:

1950s

En la siguiente década, solo algunos artistas se adentraron en el estudio para hacer su versión. En este caso, el solista Perry Como añadió más letra y más ciudades:

1960s

Con la cover realizada por Chuck Berry en 1961 se produjo un relanzamiento de la canción, que fue secundado por el desembarco de grupos británicos como Them o The Rolling Stones en Estados Unidos:

1970s

De los pocos grupos que se aventuraron con esta canción durante los 70 resaltamos a Dr. Feelgood y Asleep at the Wheel:

1980s

Otra buena década para la canción “oficial” de la Ruta 66. Varios grupos versionaron el tema durante los 80, desde muy diferentes estilos además:

1990s

Durante esta década destacan las versiones que hicieron The Cramps y el líder del grupo Stray Cats, Brian Setzer, con su orquesta. El rockero argentino Pappo hizo también su particular versión en español:

2000s

Con el estreno de ‘Cars’ (John Lasseter, 2006), la canción de la Ruta se dio a conocer a nuevas generaciones con esta versión de John Mayer creada para la película de Pixar:

2010s

Una de las últimas grandes covers de la canción fue la interpretada en 2012 por Glenn Frey, miembro fundador del mítico grupo Eagles. La relación de esta formación (y del propio Frey) y la Carretera Madre se remonta a los años 60, cuando compusieron la canción ‘Take it easy’ con su famosa estrofa ‘Standing on the corner on Winslow, Arizona…’, incluida por supuesto en nuestro especial 30 CANCIONES PARA SURCAR EL ASFALTO:

Si después de escuchar todas estas canciones aún te quedan ganas de “rutear”, en este enlace tienes todas (o casi todas) las versiones que se han realizado de ‘Get your kicks (on Route 66)’.

Bueno, después de este pequeño repaso musical a la historia de la Ruta 66, ¿con cuál te quedas tú? ¿conoces alguna que no esté en la lista?

El pueblo de los burros. OATMAN, AZ

•marzo 21, 2017 • Dejar un comentario

Una de las estampas más peculiares de la Ruta 66 la encontramos en Oatman. Situado en la frontera entre Arizona y California, supone la antesala al desierto de Mojave.

La historia de este viejo enclave minero se remonta a 1915, cuando se halló la primera veta de oro y se estableció un campamento provisional. En pocos años, Oatman prosperó y llego a alcanzar una población de 3.500 habitantes. Sin embargo, tras la II Guerra Mundial las explotaciones fueron cerrando hasta que, en 1953, los últimos mineros abandonaron el pueblo, dejando tras de sí a los burros utilizados para cargar el mineral.

Para aquel entonces, el tramo de Ruta que serpenteaba montaña arriba para llegar hasta Oatman había sido sustituido ya por otro menos sinuoso y, sobre todo, menos peligroso. No en vano, la Carretera Madre fue conocida durante décadas como ‘Bloody 66’ (“Sangrienta 66”). Tan peligrosa llegó a ser que, incluso, se ofrecía la posibilidad de alquilar un chófer para que condujese los vehículos a través de las montañas. En este sentido, la subida a Oatman fue durante años uno de los mayores puntos negros de toda la 66.

Pese a todo, al igual que con el tramo de Santa Fe en Nuevo México, os recomendamos encarecidamente que toméis el alineamiento antiguo tras salir de Kingman para disfrutar de este pintoresco lugar. El tramo se ha quedado obsoleto, el pavimento está en malas condiciones y ni siquiera cuenta con quitamiedos, pero lo que nos espera al final del camino merece la pena.

Oatman es famoso sobre todo por sus burros salvajes, que recorren libremente las calles del pueblo en busca de comida y que se han convertido en una atracción turística más. Allí podréis alimentar a los animales sueltos con un poco de ‘burro chow’, una bolsa compuesta generalmente de heno o zanahorias que venden en todas las tiendas del pueblo por el módico precio de un dólar.

Por lo que respecta al pueblo en sí, este no ha cambiado mucho desde entonces. Uno puede sucumbir aún a la fiebre del oro visitando alguno de sus saloon o asistiendo al duelo que se celebra puntual todos los días a las 13,30h en la calle principal.

Mención especial merece el Oatman Hotel, un alojamiento mítico utilizado por los actores Clark Gable y Carole Lombard, primero para sus escapadas de fin de semana y, posteriormente, para celebrar su luna de miel. De hecho, a día de hoy es posible alojarse en la misma suite que ocuparon. Por otra parte, el bar del hotel es célebre por estar empapelado desde suelo hasta el techo con billetes de dólar firmados a lo largo de los años por los viajeros. El hotel cuenta, incluso, con su propio fantasma, Oatie the Ghost’, un amigable poltergeist que merodea por los pasillos del hotel, o eso es lo que dicen sus propietarios. Se cree que es el espectro de William Ray Flour, un minero irlandés que fue encontrado sin vida en el patio trasero del hotel, víctima seguramente de un consumo excesivo de alcohol.

 

Blue Swallow Motel. TUCUMCARI, NM

•enero 18, 2017 • Dejar un comentario

blue.jpg

Coordenadas GPS: N 35° 10.329 W 103° 42.973

815 E Rte 66 Blvd
Tucumcari, NM 88401
 

El motel de la golondrina azul es uno de los más concurridos de toda la Ruta 66. Se encuentra ubicado en la hermosa y animada población de Tucumcari, en el estado de Nuevo México. En sus años dorados, decenas de reclamos con el lema Tucumcari tonight! anunciaban varios kilómetros antes su proximidad en los arcenes de la Ruta. En aquella época, desde la postguerra hasta mediados de los 60, la ciudad llegó a contar con más de 2.000 habitaciones de motel.

Su construcción se inicio en 1939 y dos años más tarde entraba en funcionamiento. En 1958, Floyd Redman adquirió la propiedad como regalo de compromiso para su futura esposa Lillian. El matrimonio dirigió el negocio ininterrumpidamente durante cuatro décadas.

Tras la muerte de su marido, Lillian Redman vendió el motel en 1998 y, tras pasar por varios propietarios, fue adquirido en 2011 por los actuales, Kevin y Nancy Mueller. El Blue Swallow ha sido restaurado con esmero y cuenta con iluminación y mobiliario vintage. Cada habitación dispone de un garaje adyacente donde guardar el coche. Su famoso neón, uno de los más originales de toda la Ruta, fue restaurado años atrás y luce en todo su esplendor.

Si estás pensando alojarte en él, tendrás que reservar con bastante antelación, especialmente si vas durante el periodo estival, suele estar completo. Por cierto, las barbacoas nocturnas que se organizan en verano son épicas.

Todavía, a día de hoy, Tucumcari es de las ciudades más auténticas del viaje, conserva ese espíritu y esa iconografía que hizo de la 66 la calle principal de América. A ambos lados de la calle se pueden ver decenas de letreros luminosos y todo tipo de reclamos publicitarios de moteles, tiendas, restaurantes y gasolineras.

 

Exposición ‘Alquitrán y Gasolina’, 90 años de la Ruta 66

•noviembre 30, 2016 • Dejar un comentario

Miguel Ángel Soto LópezBueno, bueno, el mes de noviembre ha sido una locura. El día 11, coincidiendo con el 90º Aniversario de la entrada en servicio de la Ruta 66, inaugurábamos en Almería la exposición fotográfica ‘Alquitrán y Gasolina, 90 años de la Ruta 66’. Durante una semana, nuestras imágenes de la Carretera Madre se han mimetizado con las motos y los artículos expuestos en el concesionario Harley-Davidson de la ciudad, enriqueciéndose mutuamente.

La verdad es que ha sido una pasada poder contar con la confianza y apoyo de una marca mítica con más de 100 años de historia. Desde aquí, agradecemos a Harley-Davidson Almería la confianza depositada en el proyecto, en especial, a su gerente Ricardo Salvador.

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La expo ha tenido una repercusión magnífica en los medios de comunicación, así que no podemos estar más felices 🙂 Aquí os dejamos un pequeño extracto de lo aparecido en prensa, radio y tv:

 

 

 

Entrevista en el programa ‘La Noche de COPE’

 

Entrevista en el programa ‘El Canto del Grillo’ de RNE

 

Nuestra intención ahora es llevar la exposición a otros espacios, otras ciudades quizás interesadas en conocer algo más la Ruta 66, todo es posible. Os mantendremos informados.La verdad es que hay muchas horas de trabajo y dedicación detrás de esta exposición y para nosotros es una sensación increíble que haya gustado tanto. ¡¡Muchas gracias a todos!!

Blue Whale. CATOOSA, OK

•noviembre 29, 2016 • Dejar un comentario

bluewhale.jpg

Coordenadas GPS: N 36° 11.600 W 095° 43.967

2600 OK-66
Catoosa, OK 74015
bluewhaleroute66.com
 

La ballena azul de Catoosa es una de las atracciones más reconocibles de la Ruta 66, pese a su relativa juventud. Fue construida en 1972 por Hugh Davis, un trabajador del zoo de Tulsa, como regalo de aniversario para su mujer Zelda, que coleccionaba figuritas de porcelana.

La tarea de construcción fue ardua. Según las notas de Davis, empleó casi 3.000 horas en aplicar cemento al esqueleto de metal que le había soldado un amigo suyo. Dos años tardó en estar lista pero, una vez terminada, la ballena y su estanque se hicieron rápidamente un hueco en el corazón de todos. Aunque, en un principio, la intención de su creador era darle un uso privado, al ver el interés que despertaba entre los viajeros decidió abrirla al público.

Hugh Davis siempre tenía proyectos en mente, y cuando se jubiló amplió la instalación con un rancho de caimanes, un arca gigante de madera denominada Animal Reptile Kingdom y una zona de picnic.

La ballena azul permaneció abierta ininterrumpidamente pero, en 1988, la artritis impidió al anciano señor Davis seguir haciéndose cargo de la instalación. Tras su fallecimiento, tan solo dos años más tarde, el complejo fue deteriorándose progresivamente, hasta que en 1997 se lanzó una campaña de recogida de fondos para restaurarla a su estado original.

En la actualidad, los herederos de Hugh, con la ayuda de voluntarios y compañías privadas, mantienen la instalación abierta para que los viajeros de la Ruta puedan seguir adentrándose en las entrañas del viejo cetáceo azul de Catoosa.

Exposición Fotográfica – RUTA 66

•noviembre 2, 2016 • Dejar un comentario

¡Muy buenas a todos! El próximo viernes 11 de noviembre, coincidiendo con el 90º Aniversario del nacimiento de la Ruta 66, vamos a realizar una exposición de fotografías en Almería. Estaremos a partir de las 20,30h en el concesionario Harley-Davidson de Almería, situado en la calle Manuel Azaña, 165.

Hemos creado un evento en Facebook desde el que podéis seguir todas las novedades de la exposición.

La muestra podrá ser visitada hasta el día 18 de noviembre, en horario de 9,30h a 13,30h y de 17h a 20,30h. ¡Os esperamos!

Cartel EXPO.jpg